Pollo a la parmesana

¡Qué sabroso es este pollo a la parmesana! Lo acompaña una riquísima salsa de queso con espinacas y tomates secos y una ración de pasta para que esta delicia se convierta en un plato completo.

A los pequeños de la casa les encanta este plato de pollo y como es muy fácil de preparar ya que se elabora con productos frescos y naturales, pues no le podemos decir que no. Además, es muy nutritivo.

El pollo es como sabéis una carne blanca muy nutritiva y saludable, buena fuente de proteínas, fácil de digerir y sin apenas grasa.

Grupo Uvesa

Preparamos esta receta con las fresquísimas pechugas de pollo Uvesa, que escogemos dentro del amplísimo catálogo de pollo fresco o congelado, elaborados con pollo blanco o amarillo. También pone a nuestra disposición un gran surtido de productos elaborados ideales para ahorrarnos tiempo y a la vez seguir cuidándonos con comidas saludables. Todo un acierto confiar en Uvesa.

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • Un frasco de tomates secos con aceite
  • Un manojo de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 100 ml de caldo de pollo
  • 100 ml de leche
  • 100 gr de queso parmesano rallado
  • Orégano seco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:

Doramos las pechugas salpimentamos y las reservamos. Añadimos en la misma sartén un poco más de aceite y sofreímos en él la cebolla y el ajo bien picados. Cuando tengamos el sofrito listo, añadimos los tomates cortados en tiras y las espinacas. Salteamos unos instantes e incorporamos el caldo, la leche y parte del queso rallado. Dejamos reducir un poco esta salsa a fuego medio. Mientras tanto cocemos la pasta hasta que nos quede al dente.

Ponemos las pechugas que teníamos reservadas en la salsa condimentamos con el queso restante y una pizca de orégano.

Servimos la pasta en el plato y sobre ella las pechugas y la salsa. Terminamos con más queso si es de nuestro gusto.