;

La alimentación es uno de los puntos clave a tener en cuenta, si queremos tener un cuerpo sano; por ello, es importante elegir bien lo que comemos.

Cuando comemos en casa, resulta más fácil comer bien  que cuando salimos a la calle. Pero estemos donde estemos, siempre se puede comer sano y de manera equilibrada.  A continuación, te vamos a dar unas indicaciones para que te resulte fácil, siempre.

Nuestro cuerpo necesita nutrientes que vengan de fuentes naturales. Esto sería lo más importante a tener en cuenta. Los alimentos sencillos, vivos y normalmente, poco cocinados, son los que más bienestar le va a proporcionar a nuestro organismo.

Como he comentado antes, esto dentro de casa, lo podemos controlar; ¿pero qué pasa cuando salimos fuera?

Antes de daros algún consejo sobre cómo comer fuera de casa, es importante recalcar que primero tenemos que aprender a controlar nuestra alimentación en la vida cotidiana, para luego pasar a controlar nuestra alimentación fuera del entorno mas sencillo, es decir, el hogar. Es como todo en la vida, uno primero aprende a caminar, después a trotar y después corre; y hay que darle un tiempo moderado a cada paso. Por lo tanto, es muy importante que cuando empecemos con un cambio en nuestra alimentación, le demos un tiempo para asimilarlo y acomodarlo.

Una vez dicho esto, empezamos con los consejos.

1. Guardar macronutrientes (macros)

Y ahora te estarás preguntando… ¿qué es esto de los macros? Macros es la abreviatura de macronutrientes, que se refieren a carbohidratos (los encontramos en la patata, avena, pasta, arroz, plátano…), grasas saludables (provenientes entre otros del aguacate, huevos, aceite de oliva, pescado…) y proteínas (las tenemos en el pollo, salmón, leche…). Se les llama macros, porque los necesitamos en mayores cantidades que los micronutrientes que incluyen vitaminas y minerales ( las verduras y frutas aportan potasio, magnesio, vitamina A… las legumbres hierro, calcio… los lácteos fósforo, calcio, vitaminas A, D, B2, B12…)

Casi todo lo que comemos está compuesto de macronutrientes, y a veces también de micronutrientes, que necesitamos en menores cantidades.

La necesidad de los macros de un individuo y otro, es diferente según el nivel de actividad y ejercicio que se haga.

Una vez explicado esto… si sé que voy a salir y voy a comer un poquito más, voy a tener tentaciones, ¿qué hago? Pues guardo mis macros. Guardo porciones durante el día.

Supongamos que voy a salir a comer con mis amigos, pues en el desayuno no me como todos los macros de los carbohidratos y grasas. Me guardo unos pocos para la comida.

2. Evitar calorías líquidas:

Es importante evitar los refrescos y no tomamos zumos envasados. y si fuera posible tratar de pedir todo sin azúcar.

3. Asegura la proteína:

Nos aseguramos que todo lo que vayamos a pedir, tenga proteína (nos evitará quedarnos con hambre) Por ejemplo, si voy a pedir una ensalada, pues que esta venga con pollo. Lo bueno de la elección del pollo, es que se trata de una proteína limpia, que tiene menos grasa que otras carnes, y además causa saciedad.

4. Medir las porciones:

Si yo sé que me quiero comer un postre al final de toda la comida, cuando me sirvan, trato de medir la porción de lo que voy a comer. Guardo espacio para comerme el postre. En el postre evita alimentos superazucarados. Si te apetece un helado, por ejemplo que sea de yogur…

5. Fuerza mental:

La tentación existe, pero uno debe saber decir NO.

A veces en el momento te dejas llevar, disfrutas del sabor, etc… pero después nos puede embargar el sentimiento de culpa, decepción… Si sabemos que nos puede atacar a posteriori alguna de estas emociones, uno de debe esforzar y debe parar a tiempo.

Si comes en el trabajo con tupper, es mejor utilizar tupper de vidrio si vas a calentar ya que son mucho más sanos, porque no desprenden ningún tipo de partículas ni componentes en los alimentos que contienen.
Los envases de vidrio pueden tener una tapa de plástico para conseguir que cierren herméticamente, y hay que recordar retirarla antes de someterla al calor.  Y ten en cuenta que si reciben un golpe, al ser de vidrio, te puedes quedar sin comer por lo que hay que tener cuidado.

Y ya para terminar, solo decir, que para lograr las cosas, hay que esforzarse. Si no hacemos cosas diferentes, si no cambiamos nuestros hábitos, los resultados no van a ser distintos.