Hay un tema del que depende nuestra vida y nuestra salud. Es un tema que cada día podemos cuidar poco a poco, de manera que si lo hacemos bien, aumentaremos la posibilidad de evitar determinadas enfermedades. Me estoy refiriendo a cómo llevar una dieta saludable.

Existen algunos principios esenciales que de manera general funcionan, pero hemos de saber que no hay una dieta ideal para todas o todos. Estos principios son bastantes compartidos por todas los nutricionistas y profesionales:

  1. Necesitamos consumir la cantidad suficiente de kilocalorías, es decir, la cantidad suficiente de energía, para poder sobrevivir y para poder realizar las actividades que requiramos.
  1. No sólo la cantidad es importante. La calidad lo es todo.

Nuestro cuerpo cogerá la mayoría de la energía de los siguientes alimentos:

  • 50 % de los carbohidratos: pan, arroz, pasta, patatas, guisantes, garbanzos…
  • 35% de los lípidos: aceite de oliva, aguacate, frutos secos…
  • 15% de las proteínas: leche, carne roja, carne blanca…

En este punto me gustaría destacar la carne de pollo. Una carne muy bien considerada por su gran valor nutricional; por su aporte de proteínas y antioxidantes. Es la fuente de proteínas ideal para una dieta sana y equilibrada, además de que tiene un bajo contenido en grasas. Sabrosa y de fácil digestión.¡

  1. Nutrientes plásticos: necesarios en el cuerpo para construir sus estructuras y fabricar nuevas: proteínas, sales minerales y vitaminas.
  1. El cuerpo necesita agua; unos dos litros.

De 6 a 7 partes del ser humano son agua, y necesitamos de esta para eliminar toxinas, mantener la presión sanguínea, la sangre líquida…

  1. Evitar los alimentos procesados.

Por tanto, llevar una dieta saludable no es difícil. Solo requiere de un poco de cuidado y de saber seleccionar bien, aquello que mejor le sienta al cuerpo.