Llega el verano y estamos preparados para los cambios: decoramos nuestra casa para que nos resulte más fresca, relajamos nuestras rutinas y, como no, cambiamos nuestros hábitos alimentarios escogiendo ingredientes más ligeros, comidas menos copiosas y más sanas y preparaciones mas sencillas.

Ensaladas con verduras y frutas variadas, pollo, carnes y pescados a la plancha, gazpachos y sopas frías,… la idea es seguir con una dieta muy completa y saludable escogiendo productos de temporada y otros métodos de cocción y preparación. Os damos algunos consejos:

  • Dejamos de cocinar en el horno tanto como en invierno, así ahorramos energía y evitamos que en nuestra casa suba la temperatura. Escogemos otros métodos como hervir, saltear, cocinar a la plancha, a la parrilla o a la barbacoa.
  • Adelantamos todas las elaboraciones posibles optando por recetas que podamos dejar casi preparadas o ya hechas en la nevera (como los aliños, ensaladas, marinados,…)
  • Seleccionamos productos frescos de temporada: carnes y aves, pescados, frutas y verduras, que están a mejor precio y tienen mejor sabor y calidad nutricional.
  • En esta época de calor hay que tener mas cuidado aún con la conservación de los alimentos frescos y preparados. Tenemos que extremar la higiene en la cocina en la manipulación de alimentos y guardar en la nevera o el congelador en fiambreras y bolsas especiales, siempre bien cerradas.

Una propuesta que cumple con todas estas premisas son los vasitos de ensaladilla de pollo, que, además de original, es una receta ideal para tener preparada con antelación en la nevera. Nosotras la preparamos cociendo las pechugas de pollo en un caldo de hortalizas y verduras frescas y en ese mismo caldo colado cocemos las patatas y las zanahorias para la ensaladilla. Una vez cocidas, peladas y frías, chafamos las patatas y las zanahorias con un tenedor y mezclamos con la pechuga de pollo desmenuzada y la mayonesa.

Enfriamos la ensaladilla en la nevera y servimos en vasitos individuales.

¿Qué os parece la propuesta?