;

El pollo es uno de los alimentos más populares y consumidos del mundo. Es una de las carnes más utilizadas para las dietas de los más pequeños, para perder peso o para los deportistas. Además se puede cocinar de muchas maneras como frito, asado, empanado, en sopa, en ensalada, al horno, plancha, guisado o relleno. Por todo eso es por lo que se trata de un plato que preparándolo de muchas maneras pueden disfrutarlo tanto los más pequeños como el resto de la familia.

Por lo general, no hay inconveniente en ingerir dos o tres veces carne de ave a la semana. Otro importante «punto fuerte» de la carne de ave es su bajo contenido en colágeno, que facilita su digestibilidad, por lo que es especialmente bien tolerada por las personas mayores y por quienes padecen problemas gastrointestinales de cualquier tipo.

Elegir bien lo que comemos es fundamental si queremos tener un cuerpo sano. Debemos cuidar nuestra alimentación cada día contrarrestar si se comete algún exceso por alguna celebración. Lo importante es tener un poco de organización y unos consejos para que te sea fácil planificar menús equilibrados y ligeros:

  • Planifica el menú semanal con antelación y añade todo lo que necesitas a la lista de la compra. Así evitarás andar improvisando en el mercado y comprar alimentos por antojo o capricho y además podrás controlar el gasto.
  • Si te organizas puedes invertir tiempo en preparar comidas el día que haces la compra y almacenarlas adecuadamente en la nevera o el congelador de modo que puedas ir sacando durante unos días. Para ello necesitas además suficientes envases, que sean de calidad y organización en tu nevera. Es el llamado batch cooking.
  • Escoge recetas con abundantes verduras y cereales integrales entre sus ingredientes, ricos en fibra y vitaminas. También acostúmbrate a preparar de primer plato una ensalada o crema de verduras, así tomarás las raciones de verduras necesarias casi sin darte cuenta. Y de postre, fruta.
  • Escoge alimentos proteicos ligeros y bajos en grasa como el pollo, que es muy versátil y se puede preparar de mil formas y guardar en el congelador sin problema.
  • Evita en la medida de lo posible los alimentos procesados y ultraprocesados, si queremos dar más facilidad a la preparación de nuestras recetas podemos escoger en su lugar buenas conservas de verduras y pescados, mucho más saludables.