;

Esta receta es diferente y sorprendente por la salsa velouté de gofio que se realiza con el roux (harina de gofio, mantequilla y un fondo de caldo), es una salsa clásica de la cocina francesa. La salsa se utiliza con el arroz por lo que conseguimos una receta sana, rica y muy completa.

Esta receta ha sido realizada en el 3er Concurso Elabora tu receta de pollo gracias a la Escuela Hostelería Álcala de Henares y Hotel Escuela Madrid.

Ver y descargar receta Uvesa: Pechuga de pollo con velouté de gofio

Ingredientes (2 raciones):

  • 250 g de pechuga de pollo
  • 200 g de arroz
  • 350 g de zanahoria
  • 300 g de manzana
  • 20 g de nueces
  • 40 g de dátiles
  • 700 ml de caldo de pollo
  • 15 ml de vinagre de módena
  • 40 g de harina de gofio
  • 20 g de mantequilla
  • 150 g de cebolla
  • 10 g de ajo
  • Aceite de oliva Virgen Extra
  • Tomillo, romero, perejil
  • Sal y pimienta blanca

Elaboración:

Paso 1: Descorazonamos la manzana, pelamos 200 g de zanahoria y licuamos.

Paso 2: Hacemos una salsa con el aceite, 10 g de mantequilla y harina de gofio. Poco a poco añadimos los zumos y 300 ml de caldo hasta que adquiera la consistencia deseada.

Paso 3: Hervir, dejar que reduzca y reposar al baño María hasta que se utilice. Precalentamos el horno a 180ºC.

Paso 4: Rehogamos en aceite la cebolla y el ajo cortados en brunoise. Una vez dorados, cocemos el arroz con tomillo, romero, pimienta y sal unos 5 min.

Paso 5: Añadimos el doble de caldo que de arroz y cocemos otros 5 min desde que hierva. Pasamos el arroz a una rustidera con dátiles y nueces troceadas, con vinagre de módena y dejamos otros 15 min en el horno.

Paso 6: Torneamos las zanahorias en distintos tamaños y las cortamos por la mitad y las cocemos.

Paso 7: Hacemos el pollo a la plancha.

Emplatado y observaciones: 

  • Hacemos un montón de arroz en el centro del plato redondo y colocamos el filete de pollo encima. Lo cubrimos con la velouté de gofio.
  • En la parte superior del plato trazamos una línea horizontal de salsa y ponemos las zanahorias de mayor a menor. Por último, cubrimos con un chorro de aceite de oliva y sal.